La Comisión de Educación del Congreso de los Diputados aprobó el 1 de diciembre la propuesta de crear una subcomisión encargada de elaborar, en el plazo de seis meses, un informe de diagnóstico sobre un gran pacto de Estado por la educación. El documento serviría de base para que el gobierno impulse una nueva ley de Educación que aporte estabilidad a la política educativa. Mientras, ha quedado en suspenso el calendario de implantación de todos los aspectos de la actual Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa que aún no hayan entrado en vigor.

Al ponerme a escribir este artículo dirigido a los profesores de Religión y ante el inicio del curso escolar, que está la vuelta de la esquina, resulta que España ha pasado ya por dos elecciones generales, y los resultados habidos y la posterior composición y distribución de escaños en la Parlamento dibuja una situación compleja de verdad: un gobierno en funciones y el mandato popular para que los partidos políticos dialoguen, negocien y acuerden y, desde el pacto, den un gobierno a España.