Publicidad

Bajo el signo de la misericordia

Por qué un Jubileo

  • Es un momento privilegiado para que la Iglesia aprenda a elegir sólo lo que a Dios más le gusta. Y nos ayuda a orientar la vida bajo el signo de la misericordia.
  • Signos visibles de cercanía de Dios, eso han sido el viaje a África; la petición de oraciones por los trabajos sobre el cambio climático, y por la paz; la invitación a acercarse a la confesión: Dios perdona todo.
  • Proceso matrimonial: Las nuevas normas sobre el proceso matrimonial quieren facilitar que a las familias heridas llegue la obra sanadora de Cristo.
  • Madre de Misericordia: Santa María nos recuerda que en nuestra vida todo es don, todo es misericordia.
Publicidad
 

“¿Por qué un Jubileo de la Misericordia?”. Al día siguiente de la apertura de la Puerta Santa que ha inaugurado el año santo extraordinario de la misericordia, Francisco ha dedicado la catequesis de la audiencia de los miércoles a explicar por qué la Iglesia necesita este momento extraordinario. Junto con la bula Misericordiae vultus, esta intervención del Papa nos ofrece la guía más completa para recorrer con provecho el año santo recién estrenado.

El Jubileo es un momento privilegiado para que la Iglesia aprenda a elegir únicamente lo que a Dios más le gusta: “Perdonar a sus hijos, tener misericordia con ellos, a fin de que ellos puedan a su vez perdonar a los hermanos, resplandeciendo como antorchas de la misericordia de Dios en el mundo”. En una época, como la nuestra, de profundos cambios, la contribución peculiar de la Iglesia consiste en vivir la misericordia cumpliendo una triple tarea: hacer signos visibles de la cercanía de Dios; dirigir la mirada a Dios, Padre misericordioso, y a los hermanos necesitados de misericordia; y volver al contenido esencial del evangelio, para poner en el centro a Jesucristo, “la Misericordia hecha carne”. Las enseñanzas del Papa en el último mes de 2015, primero del año santo jubilar, bien pueden ordenarse en torno a esta triple tarea, ayudándonos a orientar la vida bajo el signo de la misericordia.

Signos visibles de la cercanía de Dios ha cumplido Francisco en su primer viaje apostólico a África, visitando Kenia, Uganda y la República Centroafricana. Como un signo de fe y de esperanza para países que están intentando salir de conflictos violentos que provocan mucho sufrimiento a la población, la Puerta Santa del Jubileo de la Misericordia se ha abierto en Bangui una semana antes de comenzar el año jubilar. Signo visible de la cercanía de Dios ha sido también la petición de oraciones por los trabajos de la Conferencia sobre el cambio climático celebrado en París, o por la pacificación de la amada tierra de Siria o de Libia.

La tarea de dirigir la mirada al Padre misericordioso y a los necesitados de misericordia se descubre en el Rescripto sobre el cumplimiento y la observancia de la nueva ley del proceso matrimonial. Las nuevas leyes que han entrado en vigor “quieren mostrar la cercanía de la Iglesia a las familias heridas, con el deseo de que a la multitud de los que viven el drama del fracaso conyugal llegue la obra sanadora de Cristo”.

Con mirada de misericordia ha recordado también el Papa que “un signo importante del Jubileo es también la Confesión. Acercarse al Sacramento con el cual somos reconciliados con Dios equivale a tener experiencia directa de su misericordia. Es encontrar el Padre que perdona: Dios perdona todo”.

La misma mirada ha llevado a Francisco a ofrecer durante la presentación de la felicitación navideña a los miembros de la Curia romana los “antibióticos curiales”: remedios para superar los males que han ensombrecido el trabajo abnegado y fiel de quienes ofrecen un servicio eclesial de colaboración leal en la Santa Sede. Los escándalos no van a detener una “reforma que seguirá adelante con determinación, lucidez y resolución”. Para obtener el antídoto que cure esos males es necesario volver a lo esencial, lo cual es posible trazando un programa con términos cuya primera letra forman la palabra misericordia: misionariedad, idoneidad, espiritualidad, ejemplaridad, racionalidad, inocuidad, caridad, honestidad, respetuosidad, dadivosidad, impavidez y atendibilidad.

La tarea, en fin, de poner en el centro a Jesucristo la vemos cumplida en las meditaciones previas al rezo del Ángelus o en los discursos dirigidos a la Asociación de padres de familia de las escuelas católicas italianas y a los jóvenes de la Acción Católica. Para poner a Cristo en el centro no hay mejor camino que acudir a María, Madre de la Misericordia. Su Inmaculada Concepción nos recuerda que en nuestra vida todo es don, todo es misericordia.


Publicidad