Publicidad

@Rezandoconbelen: Un menú espiritual diario

Publicidad  

Los medios son siempre los mismos, pero los cauces cambian con el tiempo y amplían las posibilidades. Ahora hay muchos recursos en el mundo digital, y entre ellos WhatsApp e Instagram, que son los que usa la iniciativa que presentamos.

El confinamiento domiciliario que hemos vivido en España y en muchas otras latitudes hace unos cuantos meses puso de manifiesto la tremenda necesidad espiritual que tenemos de Dios. Y es que, muchas veces… buscamos y no encontramos. O más bien, nos cuesta saber dónde están las fuentes en las que buscar. Porque los medios son siempre los mismos: la palabra de Dios, la oración y los sacramentos. Pero los cauces cambian con el tiempo y necesitan ser adaptados a las circunstancias personales de cada uno.

En este sentido, en los últimos meses ha habido una vasta proliferación de recursos digitales que tratan de acercar a Dios a las personas y a las personas a Dios. Sin embargo, no es el caso de la red que hoy nos ocupa. La red @rezandoconbelen lleva funcionando un año. Su promotora, Belén, nos cuenta sus motivaciones para iniciar esta aventura. 

Los orígenes

Los chats @rezandoconbelen se entienden mejor si cuento un poco la historia de mi vida. Porque, en definitiva, es una iniciativa que surgió de mi oración personal. No soy sacerdote ni religiosa, tampoco pertenezco a ningún movimiento eclesial; soy simplemente una mujer que quiere vivir enamorada de Jesucristo, una laica que tiene claro su compromiso bautismal, entendido como la llamada universal a la santidad y la vivencia del mandato de Nuestro Señor: “Id y predicad el Evangelio”. Pero, sobre todo, la palabra que con más fuerza resuena en mi interior ha sido y seguirá siendo esta: “Dad gratis, aquello que gratis habéis recibido”.

Yo no he hecho nada especial: simplemente he puesto al servicio de los demás aquello que he recibido del Señor. He comprendido que todos somos un verdadero y auténtico don de Dios para los demás; cada uno de nosotros ha sido creado a su imagen y semejanza, procedemos del Amor y estamos destinados al Amor.  Esto se entiende bien cuando se descubre, de modo personal, la inquietud que tan maravillosamente expresaba san Agustín: “Nos hiciste Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti”.

Desde joven soñaba con hacer cosas grandes; he tenido una vida profesional y personal intensa. Soy arquitecto de formación y, tras realizar un MBA en Economía y Dirección de Empresas, me he dedicado 25 años a la gestión.

Estoy casada y tengo 2 hijos estupendos, y soy la primogénita de una gran familia, que es uno de mis mayores orgullos. Siempre he considerado a mi familia como un rompeolas emocional, que me ha hecho fuerte y resiliente en las dificultades. Hace unos años publiqué mi primer libro de desarrollo personal. Como cuento en esas páginas, estoy orgullosa de muchas cosas; todo lo bueno ha sido un regalo y lo malo, pruebas que te hacen más fuerte y te purifican.

Sin embargo, en este momento de mi vida, aquello que me ilusiona y caldea el corazón, es esta iniciativa de evangelización. Lo considero como un modo, entre tantos, de poner en marcha la Iglesia en salida que tanto nos está pidiendo el Papa Francisco. En este sentido, los chats @rezandoconbelen nacieron de un modo natural, como una necesidad de comunicar la grandeza del amor de Cristo, la belleza de la Palabra de Dios. También la maravilla de una Iglesia que es madre y maestra, aunque tantas veces pueda estar oscurecida por las miserias de nosotros, los cristianos.

Nuestra fe no es irracional sino sobrenatural, y hay muchas razones para creer y es necesario entenderlas y darlas a conocer. Por otro lado, a Dios no se le llega solo por la razón sino sobre todo por el corazón; abogo por un amor inteligente, fundamentado en una buena formación religiosa y en el conocimiento de la doctrina de la Iglesia católica; pero, sobre todo, en la oración, en el trato con el Señor en la Eucaristía y la devoción a Nuestra Madre del cielo, María. Ser cristiano, más que cumplir preceptos es, ante todo, amar. Y, sobre todo, dejarse amar por el Señor, dejarse moldear por el Espíritu Santo, como el barro en manos del alfarero

Un menú de tres platos

Desde hace tiempo, yo misma estaba incorporada a varios grupos españoles y latinoamericanos que difundían una gran multiplicidad de iniciativas digitales, especialmente a través de WhatsApp. Habitualmente se recibe un contenido diario: el comentario del Evangelio, una reflexión, un vídeo, etc. Sin embargo, me parecía necesario crear un menú espiritual diario para cada alma, pues lo que puede ayudar a unos puede no servir a otros

De ahí surgió la iniciativa de plantear mis chats @rezandoconbelen como un menú espiritual de tres platos que, habitualmente, consiste en: -un audio (elaborado por mí) sobre la fiesta o el tema del día, junto con algún material de apoyo (suele ser imágenes, artículos, catequesis del Papa, etc.); –un comentario del Evangelio del día; -una oración. 

Según los tiempos especiales, puede haber un cuarto punto. Por ejemplo, en noviembre, se ha incorporado una catequesis sobre las benditas ánimas del purgatorio; en adviento es una preparación para la Navidad. La temática tiene un hilo conductor, unida al momento litúrgico que celebre la Iglesia: Adviento, Navidad, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, etc. También hay meses especiales: mayo y octubre están más dedicados a la Virgen y a la devoción del santo rosario; el mes de junio está dedicado al Sagrado Corazón, etc.

Es importante dejar claro que la variedad de contenido diario no pretende que se oiga o siga todo, sino que cada uno elija aquello que le vaya mejor a su alma. 

Un chat para cada edad

En este momento hay cuatro chats funcionando a través de WhatsApp. Tres de ellos (Rezando con BelénJóvenes y Píldoras) tienen la estructura mencionada y, en este momento, el contenido es muy similar entre los tres; a excepción del comentario del Evangelio, que siempre es diferente.

El último proyecto que se ha incorporado a esta red ha sido Niños rezando con Belén. Está destinado a niños y niñas de 4 a 12 años. Tiene también tres puntos, que van variando al ritmo del tiempo litúrgico. Aunque la estructura es similar a la de los adultos, el comentario del Evangelio solo se envía los domingos. Y el segundo punto suele ser un vídeo formativo. 

Este chat está especialmente destinado a padres y abuelos, sacerdotes y catequistas, que pueden encontrar en él un refuerzo en la maravillosa labor de ayudar a crecer a los más pequeños en la fe y en el amor a Jesús y María.

Los cuatro chats @rezandocobelen son grupos silenciosos de WhatsApp, de entrada y salida libre. Solo el administrador envía material, para evitar distracciones y comunicación entre los participantes, que habitualmente no se conocen entre sí. Las personas se incorporan recibiendo un link, que puede ser compartido a todos aquellos que puedan tener interés en este contenido.

Tengo también un perfil en Instagram, llamado @rezandoconbelen, aunque solo es un recordatorio de determinadas fiestas litúrgicas o de algunas noticias de la Iglesia. En el futuro, no descarto abrir un canal de YouTube o similar para colgar ahí, al menos, los audios diarios. 

Desde estas líneas, deseo a todos un feliz Adviento y una hermosa Navidad, en medio de esta pandemia que nos habla de nuestra indigencia y de la necesidad de ser más humildes y más fraternos. 

—Belén Regojo

Instagram: @rezandoconbelen

WhatsApp: + 34 615 08 76 76 (para pedir link de acceso)

Publicidad