Publicidad

Pascua hospitalaria 2016 Hermanos de San Juan de Dios

Publicidad
 

Bajo el lema “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia”, 28 jóvenes y 6 niños procedentes de Bilbao, Sevilla, Jerez, Barcelona, Madrid, Zaragoza y Segovia han participado durante la Semana Santa en la Pascua Hospitalaria que año tras año organizan los Hermanos de San Juan de Dios. 

El encuentro ha permitido que los jóvenes, experimentaran y celebraran la misericordia de Dios a través de las personas que más sufren o están pasando un momento de vulnerabilidad en sus vidas. Esta edición se ha celebrado en la Fundación Instituto San José de Madrid del 23 al 27 marzo.

Eva es una de las participantes de este encuentro y es la primera vez que participa en esta propuesta de oración y servicio bajo el paraguas de San Juan de Dios. “Me apunté a participar en la Pascua Hospitalaria porque quería vivir de una manera más intensa la Semana Santa y me llamó la atención el poder vivirla en un contexto hospitalario. Nunca me lo había planteado el poder vivir una Pascua rodeada de enfermos y me picó la curiosidad. Creo que vivir la Pascua junto a personas que sufren me ha aportado un redescubrir el rostro de Dios muy humano. He podido contemplar estos días cómo Dios se hacía presente en los pequeños detalles que he podido percibir durante los momentos que he estado con algunos de los enfermos que son atendidos en este centro, así como en los momentos de celebración  vividos con ellos. Me quedaría con muchas miradas, pequeños detalles que he podido contemplar durante los tiempos con los enfermos, y con los testimonios que escuché durante el Viernes Santo en la mesa de experiencias donde nos compartieron su testimonio de misericordia una trabajadora del centro, una enferma que está en estos momentos en el centro, una voluntaria y un hermano, y a través de los cuales pude descubrir cómo la fe es capaz de sostener y dar pleno sentido a las personas que están pasando una enfermedad. Me llevo una gran experiencia de misericordia, que me plantea una nueva forma de estar y de vivir mi fe, más encarnada y hospitalaria”.

Cerca de los que sufren
La Pascua Hospitalaria es una propuesta que los Hermanos de San Juan de Dios ofrecemos desde hace más de 20 años a jóvenes para que puedan vivir y celebrar el Misterio Pascual, centro de la vida de todo cristiano, junto a otros jóvenes y desde una experiencia de oración, servicio y encuentro. Para nosotros, los Hermanos de San Juan de Dios, abrir nuestros centros y comunidades a la acogida de jóvenes que quieran vivir estos días de Semana Santa es también una oportunidad de vivir la fe con ellos y nos enriquece profundamente al poder compartir y celebrar juntos los días del Triduo pascual. Nos gustaría que los jóvenes cuando terminen estos días pudieran llevarse una experiencia de Iglesia samaritana y cercana a las personas que sufren. En los últimos años hemos abierto la experiencia de la Pascua Hospitalaria también a familias y hemos visto la gran riqueza que supone el poder compartir la fe cada uno desde la realidad concreta que está viviendo.

ABR16-cdi3

Este año, la Pascua Hospitalaria se ha celebrado en la Fundación Instituto San José de Madrid, un centro socio-sanitario de los Hermanos de San Juan de Dios cuya misión es ofrecer atención integral a las personas con procesos clínicos complejos en fase subaguda y crónica, con alto nivel de dependencia, en régimen de hospitalización, ambulatorio y domiciliario. “Hacer partícipes a los jóvenes de todo el Misterio que se esconde detrás de las personas que están pasando un proceso de enfermedad ayuda a vivir la vida con una mayor profundidad y con un mayor sentido. Nosotros a diario tenemos la suerte de estar inmersos en este Misterio que se encierra detrás de cada persona que está sufriendo un proceso de enfermedad. Es por ello que cuando vienen jóvenes a vivir una experiencia de servicio intentamos que ellos también puedan llegar a experimentarlo. Pertenecemos a la gran familia de los Hermanos de San Juan de Dios cuyo carisma es la Hospitalidad, por ello intentamos acoger a las personas de la mejor manera posible. 

La presencia de los jóvenes nos da mucha alegría y para los pacientes es un enriquecimiento. Algunos de los pacientes que están ingresados en nuestro centro no tienen familia, por lo que este tipo de actividades lo consideramos muy importante por la posibilidad que nos da de que puedan estar con ellos durante unos espacios. Ellos valoran mucho que haya jóvenes que en los días de Semana Santa en lugar de irse de vacaciones vengan a este centro a participar de la Pascua Hospitalaria”, dice Ana, colaboradora de la Fundación Instituto San José de Madrid.

Actividades
Para Silvia, esta era la tercera vez que se unía al grupo de Jóvenes San Juan de Dios con su marido y su hija para participar en la Pascua Hospitalaria. “Me he sentido como en mi propia casa y he podido experimentar la misericordia de Dios en el encuentro con los enfermos. He podido amar sin condiciones y sin cálculos. He podido compartir estos días de la Semana Santa con mi familia y con la gran familia Hospitalaria de la cual me siento muy unida. Cada Pascua que he tenido la suerte de participar hasta el momento ha sido diferente y me ha ayudado a cargar las pilas y a intentar releer mi vida desde la fe. Me alegra mucho poder compartir y celebrar la fe con gente tan diversa y plural. De este año me quedaría con la celebración del Jueves Santo que tuvimos junto a los enfermos y en especial con el gesto del lavatorio de los pies. En este sencillo gesto que se realizó pude revivir la experiencia de Jesús y la importancia del abajamiento y de estar al servicio de las personas que más lo necesitan”.

El encuentro se inició el miércoles 23 con un prometedor punto de partida, una oración por la noche donde se invitó a los chicos a escuchar la llamada a la felicidad que se nos lanza en el Evangelio. Hasta el domingo, con la Eucaristía de Resurrección, se desarrollaron múltiples actividades: momentos de encuentro con los enfermos en las diferentes unidades del centro, mesas de experiencias vivas, dinámicas reflexivas, vigilias de oración, etc. Uno de los momentos más destacados, tanto por los participantes como para los pacientes de la Fundación Instituto San José, tuvo lugar el  viernes por la mañana en el Vía Crucis de la misericordia. Tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en el camino del calvario teniendo presente a tantos hombres y mujeres que hoy siguen cargando con la cruz del hambre, del odio, de la violencia, de la marginación, de la enfermedad y de la soledad.

“En estos días tan cruciales para la vida de los seguidores de Jesús, hemos intentado que los jóvenes descubrieran y celebraran el amor misericordioso de Dios en medio del mundo de la enfermedad”, añade el Hermano Luis, uno de los organizadores de la Pascua hospitalaria. Ha sido una experiencia sanadora para todos nosotros que nos alienta y anima a vivir nuestra fe desde la experiencia del resucitado. Ojalá que podamos hacer vida el lema que nos ha acompañado durante estos días de la Pascua (“Bienaventurados los Misericordiosos”) allá donde nos encontremos.

Jóvenes San Juan de Dios
Jóvenes San Juan de Dios está formado por un pequeño grupo de jóvenes y hermanos de San Juan de Dios que intentamos ofrecer a otros jóvenes que lo deseen la oportunidad de entrar en contacto con el carisma de la Hospitalidad. Al mismo tiempo, nos encargamos de promover y difundir valores y actitudes que fomenten la sensibilización y compromiso con el mundo de la salud y la marginación. Para ello,  ofrecemos durante el año algunos espacios y tiempos para el compromiso, el servicio y la reflexión desde la fe y la Hospitalidad. Puede encontrarse más información sobre la Pascua Hospitalaria y sobre nosotros en:

www.facebook.com/groups/jovenessanjuandedios
www.jovenessanjuandedios.org.

Luis Marzo Calvo, Hermano de San Juan de Dios

banner-cambioimpresiones2

 

 

Publicidad