Publicidad

El viaje del Papa Francisco a Chile

papa en chile
Publicidad
 

“La próxima visita del Papa Francisco a Chile puede ser una oportunidad privilegiada para abrirnos a una convivencia social basada en aquella justicia que trae la paz. Debemos permitirnos, en medio de los debates políticos y sociales de estos meses venideros, disponernos a revitalizar el alma de Chile”. Así define la visita del Papa Francisco el obispo auxiliar de Santiago de Chile y coordinador nacional de la visita al país, Mons. Fernando Ramos Pérez.

La elección del lema de la visita Mi paz les doy se debe a la preocupación por la necesidad de fomentar el diálogo y la convivencia social. “Necesitamos contar con un clima que nos permita volver a construir puentes de cercanía y confianza, base fundamental de toda convivencia cívica”, explica Ramos Pérez. “Y ello solo se logra a partir de la generosidad de cada uno de quienes formamos la nación, yendo más allá de los intereses particulares y poniendo el centro de nuestra preocupación en el bien común, especialmente de los excluidos y vulnerables”. De esta forma, sigue explicando el obispo auxiliar de Santiago de Chile: “Sólo en un clima de paz podremos responder como país -católicos y no católicos- a la exhortación del Papa Francisco de ‘salir a las periferias’”.

El obispo de San Bernardo, Mons. Juan Ignacio Errazúriz, destaca que el Papa Francisco llega a Chile en un momento difícil. Particularmente por las divisiones que se han provocado en el país frente a los cambios políticos e ideológicos introducidos, algunos de ellos afectando nuestras visiones más profundas sobre la vida, la familia, la educación, etc. Hoy necesitamos la presencia del Papa”.

40 años después

La última vez que viajó el Papa a Chile fue en 1987, cuando san Juan Pablo II recorrió siete ciudades del país durante un viaje de cinco días. Desde ese viaje el país ha aumentado su población de 13 millones a 17,8 millones de habitantes, y los católicos han disminuido en 11 puntos porcentuales, del 70 al 59 por ciento.

El viaje pastoral del Papa Francisco le llevará a recorrer diferentes ciudades chilenas. El 15 de enero el Santo padre llegará a la capital, Santiago de Chile. Al día siguiente celebrará una misa en el Parque O’Higgins, siendo este el único acto masivo en la capital. Después de la misa, tendrá un encuentro con religiosos y sacerdotes en la catedral de la capital chilena. También visitará la cárcel de San Joaquín, donde tendrá un encuentro con las internas. Ese día lo finalizará con un encuentro con los sacerdotes de la Compañía de Jesús en el santuario del Padre Hurtado.

El 17 de enero viajará a la ciudad de Temuco, a 690 kilómetros al sur de la capital. En esta ciudad celebrará misa en el aeropuerto. Por la tarde de ese mismo día, el Papa Francisco volverá a Santiago de Chile, donde tendrá un encuentro con jóvenes y visitará la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El 18 de enero, el Papa viajará a la ciudad de Iquique, 1.780 kilómetros al norte de Santiago. La Misa tendrá lugar en Campus Lobito. Desde esta ciudad del norte del país se trasladará al Perú para continuar con el viaje.

Publicidad