En medio de esa maraña de tentativas por comprar felicidad, los sacerdotes acaban topándose con algún “Expediente X”: fenómenos inclasificables de un modo estrictamente corpóreo o terrenal.  —MANUEL BLANCO.Párroco de Santa María de Portor. Delegado de Medios de Comunicación de la Archidiócesis de Santiago de Compostela. En una época profundamente materialista y de consumo, el…