Carlo Acutis, el muchacho italiano de 15 años declarado “venerable” por el Papa Francisco, y muerto a causa de una leucemia fulminante, consideraba la Eucaristía “mi autopista para el cielo”. Hoy son muchos los jóvenes y educadores que se inspiran en su testimonio. —Texto Giovanni Tridente Un adolescente plenamente eucarístico y tiernamente mariano, con una…