Publicidad

Mons. Hoser: “Vienen a Medjugorje para encontrar a Dios”

Publicidad  

En mayo de 2019 se anunció que el Papa había decidido autorizar las peregrinaciones al santuario de Medjugorje, que ahora pueden ser organizadas oficialmente por diócesis o parroquias. Se trata de promover los frutos espirituales del lugar, sin declarar auténticas las apariciones. Recogemos el testimonio de un sacerdote que suele peregrinar a Medjugorje.

En 1981, en la Yugoslavia socialista posterior a Tito, en la república de Bosnia, de mayoría musulmana, y en una de aldea pobre cercana a la frontera con Croacia llamada Medjugorje, seis niños comienzan a declarar que ven a la Virgen. Ante el miedo de sus familiares a la posible represión y ante la incredulidad de su párroco, el franciscano Fr. Jozo Zovko, los videntes defienden pese a todas las presiones y amenazas del régimen que la “Reina de la Paz” se les ha aparecido pidiéndoles oración y sacrificios. Durante años sus apariciones fueron preparando a la población y a la parroquia para lo que vendría después.

—texto José Cristóbal Moreno García

Lo que podía parecer mera beatería que suscitaba ciertas dudas y reticencias, ahora es un lugar más de peregrinación como Lourdes o Fátima. Así lo autorizó el Papa Francisco el pasado 12 de mayo de 2019, víspera de la festividad de la Virgen de Fátima: “Las peregrinaciones a Medjugorje, desde ahora podrán ser oficialmente organizadas por las diócesis y parroquias”. Para ello, el Papa Francisco ha tomado directamente la responsabilidad pastoral de toda esta realidad…

Publicidad