Publicidad

Las iniciativas de la Fundación Grupo Norte sitúan el foco en los más vulnerables

Publicidad  

Llevan más de 15 años de historia liderando la gestión de servicios a los colectivos más vulnerables y necesitados, y no paran. La Fundación Grupo Norte, organización sin ánimo de lucro, gestiona y colabora en 142 centros de carácter religioso, atiende a miles de usuarios con un modelo centrado en la persona y persigue la integración laboral y social.

—Texto Francisco Otamendi

Los más de mil trescientos trabajadores de Fundación Grupo Norte están de celebración. El área de Instituciones Religiosas de la entidad ha cumplido 15 años y lo hace confirmando su liderazgo en un sector en el que la realidad de la que partía este proyecto pionero hace tres lustros no ha variado. 

En estos años se han multiplicado los ejes de actuación, como la atención a religiosos ancianos que no pueden valerse por sí mismos, la oficina digital de empleo Integraclick, para ayudar a personas en situaciones de vulnerabilidad, muchas de ellas mujeres; la colaboración con el Banco de Alimentos de Valladolid y su red de voluntarios; los premios Aliados a iniciativas y personas que son ejemplo de integración a través del empleo y de superación, o las distinciones a trabajos de medios de comunicación comprometidos en la difusión de valores contra la violencia de género y en defensa de la mujer; el patrocinio del equipo de baloncesto en silla de ruedas de la capital pucelana, etcétera.

Son iniciativas que inicialmente tuvieron como objetivo seguir y apoyar la gran labor social que realizan las instituciones religiosas, pero que han ampliándose, y con este objetivo se han destinado durante estos años más de dos millones de euros a proyectos sociales tanto nacionales como internacionales. Luego, como acabamos de ver, han ido surgiendo programas destinados a apoyar a promover la empleabilidad; a la integración de social de colectivos en riesgo; a sensibilizar a la sociedad de la situación que padecen los colectivos más vulnerables, y a mejorar la calidad de vida y cuidado de las personas.

Comencemos por la atención a religiosos mayores, porque cronológicamente fue de las primeras. El tiempo pasa y el porcentaje de religiosos que necesitan cuidados para sus actividades diarias sigue aumentando. Antes de la llegada de entidades como Fundación Grupo Norte, era habitual encontrarse a mayores de más de 80 años cuidando a otros religiosos de menor edad, pero en condiciones peores de salud. Y todo ello con mucho amor y dedicación.

Los religiosos siempre se han cuidado unos a otros. Pero ahora, dada su avanzada edad y ante la falta de vocaciones en España, necesitan personal externo para que les ayude en este imprescindible y delicado paso de cuidar a ser cuidados. Una importante tarea que requería de entidades sociales profesionales, con experiencia en gestión y dispuestas a cumplir su misión, respetando su legado. Con este compromiso nació el Área de Instituciones Religiosas de la Fundación Grupo Norte, que gestiona y colabora en la actualidad en 142 centros de carácter religioso, atiende a más de 5.300 usuarios y que se ha convertido en la referencia del sector en España.

El legado de cada institución 

Carlos Buerba, director de esta área, recuerda que “desde el comienzo planteamos un proyecto riguroso, con elevadas elevadas exigencias en lo que a lo que a calidad y transparencia se refiere, y debemos agradecer que las instituciones religiosas nos abrieran las puertas con tanta generosidad”. Pronto llegaron los primeros resultados, gracias a la aplicación de un modelo de gestión que permite a las propias instituciones beneficiarse de una serie de ventajas, traducidas en una optimización de sus recursos, mejor coordinación y seguimiento del equipo de trabajo, creación de sinergias en la institución y un claro aumento del apoyo y calidad asistencial. También un ahorro de costes, puesto que se hace una valoración eficiente de los recursos actuales. 

Una de las características de este proyecto es su respeto al legado que representa cada institución. “Nosotros nos presentamos ante las Instituciones Religiosas como colaboradores directos y cercanos que nos adaptamos a sus necesidades y circunstancias, y siempre respetando al máximo el carisma de cada institución, de cada congregación, porque somos una entidad laica pero compartimos sus principios y valores”, explica Carlos Buerba. 

Además, el objetivo final de la fundación no sólo es ser eficientes en la gestión de los costes y optimizar los recursos, sino también prestar una mejor calidad del servicio, estableciendo las personas necesarias en la atención y gestión para que los religiosos puedan seguir llevando, con la mayor dignidad posible, una vida dentro de la institución.

Modelo centrado en la persona

El Área de Instituciones Religiosas de Fundación Grupo Norte ofrece un catálogo completo de servicios, en el que destaca la atención sociosanitaria, basado en cuatro pilares específicos de actuación: atención directa y asistencial (aseo, baño, movilizaciones y cambios posturales, suministro de medicación, apoyo en comidas); atenciones terapéuticas y rehabilitadoras para evitar el deterioro físico y cognitivo de la persona (fisioterapia y rehabilitación, terapia ocupacional, talleres, manualidades); servicio médico con enfermería y farmacia propia; y servicio de Alimentación, con un programa de menús, dietas específicas (hipertensa, diabética, etc), gestión de pedidos de alimentos y materia prima, elaboración y entrega en comedor.

La fundación subraya el modelo exclusivo de Atención Centrado en la Persona (ACP), que sitúa el epicentro de su actividad en cuatro claves: la persona es el centro del proceso; la importancia de su entorno, las capacidades de las personas junto a sus intereses y necesidades, y la atención con profesionales que conocen sus valores, hábitos y roles. 

Desde la fundación se prestan, además, servicios de apoyo socioeducativo a menores en escuelas infantiles y centros escolares de educación Infantil, Primaria y Secundaria y residencias de estudiantes. Por otro lado, se ofrecen también soluciones en la gestión de centros de acogida, de protección de menores, desarrollando programas de apoyo educativo, reinserción social y laboral. 

Integraclick

Varias iniciativas puestas en marcha por la Fundación Grupo Norte, cuya presidenta es Almudena Fontecha, tienen que ver con el empleo, porque están convencidos de que la integración a través del empleo es la mejor manera de promover la igualdad de oportunidades y de trato, y la fórmula más apta para construir una sociedad más libre y más justa. 

Por eso, ponen a disposición de los colectivos más vulnerables a los que se dirigen un portal de empleo, con el objetivo de que todo aquel que acuda a la fundación, encuentre su oportunidad. Se trata de Integraclick, la primera oficina digital de empleo destinada a ayudar a las personas que encuentran más barreras para acceder a un puesto de trabajo “en igualdad de condiciones”, y a garantizar un proceso de integración en las asociaciones o empresas que deseen impulsar la diversidad en el mercado laboral.

A través de la web empleo.fundaciongruponorte.es, además de gestionar la mejor oportunidad para cada candidato, “promovemos que su inclusión en el mercado laboral sea completa”, explica Almudena Fontecha. Para conseguirlo, añade, “nuestro equipo de profesionales realiza un seguimiento individualizado de cada uno de los perfiles, asesorando tanto a los propios candidatos como a las empresas y entidades que los contratan, porque no debemos olvidar que el empleo es el principal eslabón de la inclusión social”. Programas formativos y de intermediación laboral, procesos de reclutamiento o las antenas de empleo son algunos de los elementos que forman parte del Plan integral para la plena integración.

Entre los colectivos de difícil inserción a los que se dirige la iniciativa, es decir, en situaciones de vulnerabilidad, se incluyen las personas con discapacidad, mayores de 45 años, mujeres víctimas de violencia de género, inmigrantes y refugiados, parados de larga duración y jóvenes.

Banco de Alimentos

Fundación Grupo Norte colabora con el Banco de Alimentos de Valladolid desde que hace 23 años se constituyó esta organización sin ánimo de lucro, primero directamente desde la compañía empresarial presidida por José Rolando Álvarez, Grupo Norte, y más adelante desde la propia estructura de la fundación, que tiene como fin canalizar la acción social de la empresa.

La ayuda económica que ofrece la fundación contribuye a que el Banco de Alimentos y su red de voluntarios sigan distribuyendo más de 230 toneladas de alimentos al mes entre las 15.500 personas que subsisten gracias a su labor.

Baloncesto en Silla de Ruedas

Desde el año 2003, la fundación es el principal patrocinador del equipo de Baloncesto en Silla de Ruedas de Valladolid. Esta colaboración refleja su apoyo sin fisuras a este club deportivo, “que reúne valores como el esfuerzo, la superación y la integración, y que forman parte de lo que deseamos transmitir como Fundación Grupo Norte”.

Además del patrocinio deportivo, el convenio recoge la organización conjunta de acciones formativas y divulgativas en centros de enseñanza, encaminadas a la promoción y sensibilización de los escolares sobre la integración de las personas con discapacidad a través del deporte.

“Con esta iniciativa pretendemos, por un lado, universalizar la práctica del ejercicio físico entre colectivos que pueden parecer más vulnerables y, por otro lado, evitar discriminaciones, difundiendo la idea de que sea el entorno el que se adapte a las necesidades y no al contrario”, explica Almudena Fontecha.

Premios Aliados, integración y superación

Los premios Aliados Por la Integración impulsados en 2019 por la Fundación Grupo Norte recayeron en Ikea Iberia, Cáritas Española y la campeona del mundo en Kata en Parakárate, Isabel Fernández. Estos galardones han nacido para reconocer a iniciativas y personas que son ejemplo de integración a través del empleo y de superación.

José Rolando Álvarez, presidente de Grupo Norte, explica que los premiados “representan el vivo ejemplo de que para cambiar las cosas tan sólo hace falta fortalecer el elemento humano decisivo: la voluntad”. El máximo ejecutivo de la compañía de servicios recalca, además, que las empresas “necesitamos cada vez más diversidad, personas con diferentes formas de pensar y de abordar los retos que se avecinan, personas de diferentes culturas y en distintas situaciones, que sepan lo que es enfrentarse a un proceso de adaptación”. 

Durante la entrega de premios,celebrada a primeros de julio en La Casa Encendida de Madrid, la presidenta de la fundación, Almudena Fontecha, manifestó que como transmisores de las “mejores prácticas” en la transformación de la sociedad, los premios Aliados quieren incentivar públicamente aquellas actuaciones estratégicas e innovadoras que generen “valor para la sociedad y para la empresa”.

Ikea, Cáritas e Isabel Fernández

El jurado de esta primera edición consideró a Ikea como Mejor Empresa Integradora por sus iniciativas de integración laboral de personas en riesgo de exclusión, con programas específicos para mujeres paradas de larga duración, refugiados y personas con discapacidad. El director de Responsabilidad Social Corporativa de Ikea Iberia, Arturo García, resaltó la importancia de que las empresas impulsen estrategias que contribuyan a crear un “mejor día a día” para las personas, para así crear sociedades “más justas e inclusivas”. 

En la categoría Acción Integradora, el premio recayó en Cáritas Española, como reconocimiento a la significativa tasa de inserción laboral de esta institución de la Iglesia católica en los perfiles vinculados a la exclusión social. Su presidente, Manuel Bretón, expresó su satisfacción por el galardón, que les anima a seguir contribuyendo en una tarea que debe ser “de toda la sociedad”, para seguir luchando por desarrollar “el futuro de los que menos tienen”.

Contra la violencia

Los premios de periodismo contra la Violencia de Género es otra iniciativa impulsada por la Fundación Grupo Norte. Han alcanzado ya su cuarta edición y tienen como objetivo reconocer y recompensar aquellos trabajos periodísticos que contribuyan a la defensa y difusión de los valores contra esta lacra social. Este año, los premios han correspondido a Pilar Ruiz, colaboradora de Diario de Ibiza, RNE Radio 3 y RTVE. n

Publicidad