Publicidad

Josep Masabeu: una vida dedicada a la inclusión social y laboral

braval masabeu
Publicidad
 

Josep Masabeu es presidente de la Fundación Braval, una iniciativa de desarrollo y promoción situada en el barrio barcelonés del Raval.

Texto – Fernando Serrano

Josep Masabeu es doctor en pedagogía y siempre ha trabajado en el mundo educativo, en el área de la administración local, en la investigación histórica, en el ámbito del ocio de la juventud y en el de la solidaridad. Se puede decir que toda una vida marcada por los demás, desde diferentes ámbitos y puestos.

Desde 2009 preside Braval, una iniciativa de desarrollo y promoción situada en el barrio barcelonés del Raval. Esta fundación busca, través del voluntariado, promover la cohesión social de los jóvenes y facilitar la incorporación de estos adolescentes en la sociedad. En este proyecto solidario han trabajado más de un millar de participantes de 30 países, que hablan 10 lenguas y profesan 9 religiones diferentes.

Eliminamos las barreras

Dentro de este mosaico que es el barrio del Raval, donde viven más de 49.000 personas en 1 kilómetro cuadrado (3 veces más que la media barcelonesa), desarrolla su labor Masabeu. El Raval es un barrio peculiar, y no solo por que el 50 % de los habitantes son extranjeros, sino porque, como indica él mismo, “el barrio dispone de una gran red social que procura hospitalidad y cohesión, que evita la aparición de brotes de violencia”.

Suponte que estamos en un castellet. Cuando estás en la base, al lado de un pakistaní y uno del Congo, no hay barrera física”, explica Masabeu. “La barrera física lleva a barrera mental. Cuando te veo que eres de otro país, cultura, color…Yo no sé qué decirte y tú no sabes qué decirme. Hay que propiciar espacios para convivir juntos”.

Como indica Josep, los estereotipos existen en todas las culturas y sociedades, pero casi siempre son falsos. Como muestra nos cuenta una situación que se da en la capital condal. “En Barcelona hay 12.000 paquistaníes. De los 12.000, 6.000 tienen carné de la red de bibliotecas. Tú vas a la biblioteca del barrio, entras ahí por la tarde y tienes la sensación de estar en una ciudad de Paquistán. Empiezas a hablar con la gente y se te rompen los esquemas, porque resulta que están consultando por internet los diarios de su país.

También te encuentras con que tienen una carrera universitaria y están trabajando en la construcción. Se te rompen muchos esquemas, pero para romper estos prejuicios hay que tocar, mezclarse”.

Si alguien es un experto en este campo, ese es Josep Masabeu. “A mí siempre me ha gustado este mundo, el de la docencia y el trabajo social. Soy doctor en pedagogía, trabajé 27 años en un colegio de Gerona, desde ahí hice muchos campos de trabajo con los adolescentes por toda Europa”.

El origen de Braval

El origen de todo lo que significa la Fundación Braval se encuentra en una iglesia del barrio. “Todo esto comenzó en la iglesia de Montealegre. Desde allí se hacia una atención pastoral y también una asistencia familiar primaria: alimentos, ropa, medicinas, acompañamiento…”. A finales de los 90 fue cuando el barrio sufrió un cambio demográfico y social. “En el 98 explosionó la inmigración. Cuando en España el porcentaje de inmigrantes era del 1 %, en el barrio del Raval estábamos al 10 %. En meses el barrio pasó de ser una zona con la mayor parte de habitantes mayores a ser un barrio de familias inmigrantes y las calles llenas de niños. Las escuelas estaban desbordadas”.

Para llevar a cabo el reto de la Fundación Braval, Josep Masabeu visitó centros y fundaciones de atención social en Estados Unidos y Reino Unido. “Fuimos a Estados Unidos e Inglaterra para ver centros de inmigración, para aprender, porque no sabíamos que hacer. De estos viajes vimos que había que apoyarnos en varios puntos: hay que crear espacios de convivencia, hay que seguir con la atención familiar primaria, es fundamental el éxito escolar y la inserción laboral”. Sobre este esquema se creó la fundación para realizar esta labor y se crearon los primeros equipos de fútbol multiétnicos, posteriormente se llevaron a cabo las labores de refuerzo escolar, lengua básica, ocupacional, talento joven, familias, casal de verano y formación de voluntarios. Según Masabeu, “el deporte colectivo es el medio del que nos servimos para facilitar la convivencia, y es el recurso para motivarlos a estudiar y asumir las pautas de comportamiento de nuestra sociedad”.

Publicidad