Publicidad

Informe McCarrick: «movidos por la verdad para evitar los errores del pasado»

informe mccarrick
Publicidad  

Se publica después de dos años de trabajo, el Informe sobre el conocimiento institucional y el proceso de decisión de la Santa Sede en relación al ex Cardenal Theodore Edgar McCarrick (desde 1930 al 2017), iniciado a instancias del Papa Francisco el 6 de octubre de 2018.

Abarca unos 87 años, de 1930 a 2017, y no escatima en detalles de lo que la Santa Sede pudo saber, a nivel institucional, sobre el ex cardenal Theodore Edgar McCarrick, reducido al estado laico por el Papa Francisco en febrero de 2019. Se trata del Informe que circula hoy por el Vaticano, en el que se recogen amplios elementos del proceso de decisión que en julio de 2018 ya había llevado al Santo Padre a expulsar del Colegio Cardenalicio al prelado americano acusado de reiterados abusos sexuales a los seminaristas, si bien datan de hace unos cincuenta años.

¿Cómo empezó todo?

Fue la Archidiócesis de Nueva York, en 2018, la que reveló una investigación que había establecido un abuso inicial por parte de McCarrick a un monaguillo y al mismo tiempo había hecho saber que, por instrucciones del Papa Francisco, se había pedido al acusado que «no ejerciera más públicamente su ministerio sacerdotal«.

Nacido el 7 de julio de 1930, McCarrick fue nombrado Obispo Auxiliar de Nueva York en 1977, bajo el pontificado de Pablo VI, y más tarde Obispo de Metuchen en 1981, con Juan Pablo II. Luego fue Arzobispo de Newark en 1986 y Arzobispo de Washington en 2000, convirtiéndose en Cardenal al año siguiente. Benedicto XVI había aceptado su renuncia por razones de edad en 2006.

Pero pasemos al Informe que está circulando la Santa Sede en este momento, cuando en Washington son las 8 de la mañana. Se publica después de dos años de trabajo, iniciado a instancias del Papa Francisco el 6 de octubre de 2018, anticipado por una declaración del Secretario de Estado, Pietro Parolin.

El Informe, investigación profunda

Sin duda se trata de una investigación compleja, en la que se ha reunido material de la Santa Sede, la Nunciatura en Washington y las Diócesis de los Estados Unidos que han participado de diversas maneras en el asunto, incluida la información obtenida de las entrevistas con los testigos y las personas informadas de los hechos.

«La invitación que me permito dirigir a todo el que busque respuestas – declara Parolin – es la de leer el documento en su totalidad y de no pensar que encontrará la verdad en una parte en vez de otra. Sólo a partir de la visión global y del conocimiento, en su totalidad, de lo reconstruido de los procesos de toma de decisiones concernientes al ex cardenal McCarrick, será posible comprender lo que ha sucedido”.

Pero no es casualidad que el comienzo de la presentación del Informe se refiera a lo que el Papa Francisco escribió en 2018 sobre el abuso de niños en la Carta al Pueblo de Dios: «Con vergüenza y arrogancia, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas«.

Evidentemente, lo que se desprende claramente del Informe es que algo no funcionó y no se debe tanto a «procedimientos, incluido el nombramiento de obispos«, sino «del compromiso y la honestidad de las personas interesadas«, implicando a sus conciencias en particular, explica Parolin. Probablemente, y esta es la esperanza del Secretario de Estado, esta iniciativa ayudará a todos los que participan en este tipo de elecciones en el futuro a ser «más conscientes del peso de sus decisiones y omisiones«, aprendiendo así «de las dolorosas experiencias del pasado«.

Transparencia y rigor

Entrando en los puntos del documento sustancial, que tardará algún tiempo en ser leído en su totalidad, lo que surge en extrema síntesis es que en el asunto McCarrick la Santa Sede ha actuado a menudo sobre la base de una información parcial e incompleta y que muchas elecciones que más tarde resultaron ser erróneas fueron también el resultado de omisiones y subestimaciones incluso por parte de varias personas.

Por otra parte, revela una dosis muy alta de transparencia – fruto de un largo camino de compromiso en este sentido que comenzó hace varios años-. También manifiesta que no se quiere dejar de lado ningún aspecto del asunto y confirma el compromiso del Papa Francisco de querer llegar hasta el final incluso en este triste caso que ha manchado y herido a la Iglesia norteamericana.

juan pablo ii

Hasta 2017, mientras tanto, no hubo denuncias fundamentadas de abuso de niños cometidas por McCarrick, a pesar de que unos veinte años antes (en los años 90) habían llegado a la Nunciatura de Washington cartas anónimas que insinuaban el caso pero que, por falta de indicios, los nombres o las circunstancias no se consideraban, lamentablemente, creíbles.

El Informe también muestra que en todas las etapas de la carrera eclesiástica del ex cardenal, desde su primera candidatura al episcopado en 1977 hasta mediados de los noventa, ninguna de las personas consultadas había dado indicaciones negativas sobre su conducta moral. También con ocasión del viaje de San Juan Pablo II a los EE.UU. en 1995, no hubo «impedimentos» por parte de los obispos consultados por el entonces arzobispo de Nueva York O’Connor, para ver si era apropiado que el Papa visitara la ciudad de la que McCarrick era pastor (Newark), dado que habían circulado rumores sobre su deplorable conducta entre los seminaristas y sacerdotes de su diócesis.

Únicas advertencias

El propio cardenal O’Connor fue el único que en 1999 dirigió una carta al Nuncio Apostólico, ante varias otras opiniones positivas autorizadas, advirtiendo del riesgo de escándalo de un posible nombramiento de McCarrick en la oficina de Washington. Aunque no tenía información directa, el entonces arzobispo de Nueva York advirtió acerca de los rumores de que el ex cardenal había compartido en el pasado una cama con jóvenes adultos en la rectoría y seminaristas en una casa de la playa.

Al principio Juan Pablo II aceptó la propuesta del entonces Nuncio en los EE.UU. Gabriel Montalvo y el entonces Prefecto de la Congregación de Obispos, Giovanni Battista Re, de retirar la candidatura. En agosto de 2000, McCarrick, consciente de las reservas sobre su candidatura, escribió al Secretario del Pontífice polaco, Stanislaw Dziwisz, jurando que nunca había tenido relaciones sexuales con ninguna persona. Juan Pablo II consideró estas declaraciones como sinceras e instruyó al entonces Secretario de Estado Angelo Sodano para que volviera a poner a McCarrick en la lista de candidatos para el cargo de Washington y lo eligiera más tarde.

El Informe, que en su versión original en inglés tiene 449 páginas, está dividido en 30 capítulos, y los últimos contienen toda la información y testimonios recogidos en los dos últimos años, a partir de 2018.

La investigación

Mientras tanto, hasta el momento de su nombramiento en Washington en el año 2000, ninguna víctima, adulto o menor, se había puesto en contacto con la Santa Sede o el Nuncio en los Estados Unidos para denunciar expresamente al Arzobispo. Tampoco llegó ningún informe durante su episcopado allí, hasta el año 2005, cuando volvieron a surgir acusaciones de acoso y Benedicto XVI le pidió rápidamente que renunciara al episcopado. El Informe confirma las observaciones en la Secretaría de Estado, del entonces delegado de las Representaciones Pontificias Carlo Maria Viganò, relativas a la información sobre el relato de McCarrick, de la que sin embargo no pudo aportar pruebas. El entonces Secretario de Estado Tarcisio Bertone presentó el asunto al Pontífice y, como ahora era un cardenal que había renunciado a su cargo y al no haber apelaciones de víctimas menores, se decidió no abrir un juicio canónico formal para investigar al ex arzobispo de Washington, sino que se le hicieron «recomendaciones» para evitar viajes y llevar a cabo actividades representativas, que McCarrick siguió realizando en varios países y también en Roma.

Lo sorprendente que se desprende del Informe es que incluso el que más tarde se convirtió en Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, el propio arzobispo Viganò -que luego armó un escándalo en agosto de 2018 acusando al Papa Francisco de omisión en el caso e incluso pidiéndole la dimisión-, a petición expresa del entonces Prefecto de la Congregación para los Obispos, no realizó todas las comprobaciones sobre una nueva denuncia contra el ex cardenal que le fue comunicada en 2012 y no hizo nada para limitar las actividades y los viajes nacionales del mismo prelado.

mccarrick papa francisco

Lo mismo ocurrió incluso después de ser elegido Papa Francisco, a quien no se le entregaron documentos o testimonios que lo hicieran consciente de la seriedad de las acusaciones, sino que sólo informó de que había habido «rumores» y acusaciones de comportamiento inmoral con adultos en el momento de su nombramiento en Washington.

Por lo tanto, Francisco no sintió la necesidad de cambiar «lo que sus predecesores habían establecido«, aunque comenzó una respuesta inmediata tan pronto como surgió una primera acusación de abuso de un menor, y luego fue expulsado del Colegio de Cardenales y finalmente despedido del estado clerical, al final de un debido juicio canónico.

Publicidad