Publicidad

Un gran honor para la primera nación cristiana

Publicidad
 

Con motivo de la visita del Papa a Armenia, el Embajador en España escribe para PALABRA un análisis sobre el significado del viaje de Francisco a su país.

— Avet Adonts

La visita del Papa a cualquier país, como en este caso a Armenia, es un gran honor y un evento muy importante. A pesar de que la Iglesia apostólica armenia es una Iglesia independiente, históricamente se han constituido con la Iglesia católica, y en particular con la Santa Sede, relaciones muy cálidas, que continúan preservándose y desarrollándose.

En nuestros días también esas relaciones continúan desarrollándose activamente. Como piezas fundamentales que ejemplifican el respeto mutuo, cabe mencionar la colocación en el año 2005 de la estatua de san Gregorio el Iluminador (o el Armenio), apóstol de Armenia y fundador de la Iglesia armenia, en uno de los nichos exteriores de la basílica de San Pedro del Vaticano, siendo la primera vez que la estatua de un santo de rito oriental se colocaba entre los santos fundadores que rodean el exterior de la basílica de San Pedro; y el reconocimiento oficial del clérigo y filósofo armenio san Gregorio de Narek como Doctor de la Iglesia por parte del Papa Francisco en la Misa oficiada por el Centenario del Genocidio Armenio.

Literalmente hace dos o tres días se comunicó el lema de la visita del Papa Francisco a Armenia, el cual reza Visita al primer país cristiano. De esta manera, el Papa Francisco, recoge la estafeta del Papa Juan Pablo II, quien visitó Armenia en el año 2001 en el marco de los eventos conmemorativos del aniversario número 1700 de la adopción del cristianismo en Armenia. Tal y como indicó Su Santidad el Papa Francisco en su Mensaje a los Armenios, en la Misa oficiada el 12 de abril de 2015, Armenia fue “la primera entre las naciones que a lo largo de los siglos abrazaron el Evangelio de Cristo”.

En el año 301 Armenia, adoptando el cristianismo como religión oficial de estado, se convirtió en el primer país cristiano del mundo. Durante siglos, estando rodeado por países e imperios no cristianos, el pueblo armenio se sometió a muchas privaciones, a múltiples guerras, pero se quedó firme en su decisión. Nunca puso en duda su fe cristiana. La visita del Papa a Armenia es un tributo al pueblo armenio y a su historia milenaria, así como un llamado a la paz para la región y el mundo.

Esta visita también se prioriza por parte del Vaticano. Eso queda en evidencia en el programa de la visita. El Papa pasará tres días en Armenia: del 24 al 26 de junio. Además de la capital Ereván y de la Santa Sede de Armenia, Echmiatsín, también visitará Gyumrí, la segunda gran ciudad de la República, así como lugares de peregrinaje de gran importancia religiosa en el territorio de Armenia. Su Santidad El Papa será recibido por las más altas autoridades políticas y religiosas de Armenia.

Avet Adonts es embajador extraordinario y lenipotenciario de la República de Armenia en el Reino de España.

Publicidad