Publicidad

Gilbert Keith Chesterton: El hombre vivo y el apocalipsis del deseo

Publicidad  

Innocent Smith es el nombre del protagonista de la novela Manalive (traducción española: El hombre vivo, Valdemar, Madrid 2010), publicada por Chesterton en 1912 y ambientada en una pensión londinense llamada Casa Beacon, que viene a recordar a Beaconsville, la ciudad donde el autor vivió y murió.

—Texto Giulio Maspero

El autor afronta magistralmente el problema central de toda la literatura más verdadera: la sed del corazón humano, que no puede ser colmada por nada finito. De ella desciende necesariamente una desilusión que empuja a buscar falsas seguridades que se configuran, así, como ídolos. Y precisamente a la luz de estos se puede entender el significado cristológico de la historia de Innocent Smith, el “carpintero inocente” que se asemeja al carpintero de Nazaret, procesado como Él, que afirmaba ser aquella Vida absoluta deseada por el hombre sin descanso. Siguiendo la trama de la novela, es necesario proceder en dos pasos, que significativamente se identifican con el apocalipsis y el proceso.

El inicio de El hombre vivo recurre explícitamente a términos apocalípticos. El viento, sobre el que Innocent Smith parece montar, purifica e invade todo, en particular […] Texto íntegro sólo para suscriptores

Publicidad