Publicidad

Gabriela Mistral (1889-1957): 75 años después de recibir el Premio Nobel

Publicidad  

Los poemas de Gabriela Mistral nos descubren una mirada enamorada a un mundo en el que Dios no es un extraño. La Premio Nobel chilena invita a pensar con radicalidad la existencia y a descubrir la misericordia de Dios en las necesidades más elementales de los seres humanos.

— Texto Juan Irarrázabal y Jaime Nubiola

En el Valle del Elqui, en las tierras del Norte de Chile, el azul del cielo es intensamente azul durante el día. Ya oscuro, tan seco aquello, con sus trescientas noches despejadas al año, el cielo es límpido para embeberse de estrellas. El sonido del río que da nombre al valle se oye nítido y acelerado. El sol pega fuerte llenando las vides; lo abrupto de los montes pedregosos deja cultivar la tierra casi solamente donde el Elqui ha ido conquistando espacio.

Publicidad