Publicidad

El V Encuentro impulsa a las familias hispanas, el 40 % de los católicos en Estados Unidos

Publicidad  

El V Encuentro de Pastoral Hispana Latina, un año más tarde de celebrarse en Texas, está suponiendo un importante impulso para los hispanos católicos y sus familias, el 40 % del total de católicos, y también para toda la Iglesia en Estados Unidos.

—Texto Norma Montenegro Flynn, Washignton D.C, Estados Unidos. Periodista y asesora de coomunicaciones

El V Encuentro Nacional ha sacado a los hispanos católicos de la invisibilidad, resaltando sus contribuciones, y demuestra el deseo de un acompañamiento más profundo por parte de la Iglesia católica. Las cifras demuestran que el futuro de los católicos en el país está entre los hispanos, quienes actualmente conforman un 40 por ciento de todos los católicos. Y entre los jóvenes católicos de 14 a 29 años, la cifra de hispanos asciende al 50 por ciento. El V Encuentro es un proceso que inició en el 2013, y que a través de actividad misionera, consultas, desarrollo de liderazgo y discernimiento pastoral en parroquias, diócesis, regiones episcopales y a nivel nacional, busca discernir prácticas pastorales y prioridades que ayuden a la iglesia a responder de manera más efectiva a esta comunidad.

“El V Encuentro ha aumentado de manera muy significativa la conciencia y apreciación del pueblo hispano/latino como una bendición para la Iglesia y la sociedad”, dijo en una entrevista con Palabra Monseñor Arturo Cepeda, obispo auxiliar de Detroit y presidente del Subcomité de Asuntos Hispanos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB).

“Los obispos están muy conscientes de esta realidad y de que el pueblo hispano tiene un gran potencial de ofrecer este liderazgo al servicio de toda la Iglesia en parroquias, diócesis y otras instituciones católicas”, agregó el prelado. Guiado por los obispos del país, el V Encuentro ha identificado alrededor de 20.000 nuevos líderes, y a más de 250.000 discípulos misioneros a través del proceso que se realizó en casi todas las 4.473 parroquias con ministerios hispanos en el país. Los resultados, recomendaciones, y aplicaciones prácticas que surgieron tras la reunión nacional hace poco más de un año en Gaylord, Texas —de la que informó Palabra en octubre de 2018 en una amplia crónica—, y sus procesos previos en parroquias, diócesis y regiones episcopales, han sido recopiladas en el documento final titulado Memorias y Conclusiones del V Encuentro Nacional. 

Entre las prioridades y recomendaciones más importantes, están la necesidad del acompañamiento y mejor formación pastoral para familias hispanas, la necesidad de ayudar y acoger a familias migrantes que sufren por persecución, separaciones familiares y deportaciones, y la identificación y capacitación de líderes hispanos que sirven en ministerios de la iglesia. 

El V Encuentro en la actualidad

Las reuniones post-Encuentro comenzaron a realizarse este otoño y seguirán hasta la primavera en las 14 regiones episcopales del país con el propósito de discernir las prioridades finales correspondientes a cada región trabajando en base al documento final. Dichas conclusiones y recomendaciones regionales serán entregadas a las diócesis con la meta de que sean integradas en los planes pastorales según las necesidades de cada diócesis, y que sean compartidas con las parroquias para que adopten procesos similares.

“El V Encuentro no es solo para los hispanos, es para toda la Iglesia en los Estados Unidos. Pero la verdad es que en una institución jerárquica esto no va a pasar por acto de magia. Los obispos tienen que tomar la iniciativa y ellos tienen que asegurarse que el plan pastoral llegue a manos de sus líderes pastorales y ellos las conozcan”, dijo a Palabra Hosffman Ospino, profesor de teología pastoral y catequesis en la Escuela de Teología y Ministerio en el Boston College, y miembro del Equipo Nacional de Acompañamiento del V Encuentro (ENAVE). 

Una de esas reuniones post-Encuentro se realizó en octubre del 2019 en la Universidad Católica de América, en Washington, DC, donde alrededor de 50 delegados de siete diócesis y arquidiócesis que conforman la cuarta región episcopal realizaron una vez más el proceso de discernimiento y consulta sobre los temas prioritarios. Uno de los temas de mayor peso en esa región es el acompañamiento pastoral a familias hispanas y en particular a familias inmigrantes afectadas por la amenaza de deportaciones y separaciones familiares que afecta a miles. A través de sesiones informativas realizadas por la organización católica sin fines de lucro de la arquidiócesis, Caridades Católicas de Washington, ya se está facilitando información y capacitaciones sobre inmigración a pastores, sacerdotes, líderes ministeriales y feligreses. 

“Es importante que todos los católicos sean capaces de entender los sufrimientos y las luchas que han pasado los migrantes para poder venir a este país, por lo que necesitamos ver en ellos prácticamente el rostro de Cristo”, dijo Celia Rivas, coordinadora de servicios de Caridades Católicas durante su presentación. 

El Papa Francisco ha seguido los pasos del V Encuentro casi desde sus inicios. En septiembre de  2019, una delegación de obispos y de ENAVE viajó al Vaticano y presentó al Papa y al liderazgo de distintos dicasterios y Consejos Pontificios las conclusiones y recomendaciones generadas por la consulta nacional. “El Papa Francisco mostró gran interés en las conclusiones del V Encuentro y su compromiso por crear una cultura del encuentro. El proceso fue muy bien recibido por miembros de la Curia, quienes afirmaron la naturaleza sinodal del proceso, con sus dimensiones de misión y consulta en las periferias”, dijo Monseñor Cepeda. “El Santo Padre nos motivó a seguir adelante con la visión de una iglesia en salida y nos dio su bendición”, añadió. En 2018, los participantes de la reunión nacional recibieron un conmovedor video mensaje del Santo Padre, del que se hizo eco Palabra en un dossier junto a los preparativos del Encuentro.

Resultados y frutos

Entre los logros del V Encuentro, uno de los más importantes es el ánimo, la esperanza y las renovadas energías que ha inyectado a los miles de líderes en 159 diócesis con ministerio hispano en el país. En un reciente informe durante la sesión plenaria anual de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, Monseñor Cepeda informó al cuerpo de obispos sobre los resultados del proceso recopilados en el documento final. 

Entre los resultados más relevantes sobresalió la necesidad de un modelo de Iglesia más acogedor y misionero que busque integración eclesial y no asimilación cultural. También se identificó la necesidad de que parroquias y diócesis inviertan en la formación y desarrollo de líderes hispanos, la necesidad de aumentar personal con capacidad intercultural en escuelas, parroquias, diócesis y seminarios, y la necesidad del acompañamiento de las familias además de la formación de la fe a todos los niveles. 

“El V Encuentro nos ayudó a lograr una unidad más profunda en la pastoral hispana, a escucharnos mejor, reconocer nuestros talentos con más claridad y ponerlos al servicio de la misión de la iglesia en Estados Unidos”, expresó el obispo Cepeda. “También nos ayudó a identificar nuevos líderes, sobre todo jóvenes, y a colaborar en un proyecto común en forma sinodal. El proceso del V Encuentro nos ayudó, de manera muy intencional, a salir a las periferias para escuchar, involucrarnos y acompañar a nuestros hermanos y hermanas que viven en las periferias de la sociedad y de la Iglesia”, agregó. 

Los efectos del V Encuentro se verán en los próximos 10 a 15 años, predice Ospino; sin embargo, ya se observan algunos efectos positivos. “El V Encuentro ayudó a salir a los hispanos de la invisibilidad,” señala Ospino como uno de los efectos más significativos del proceso. El informe del V Encuentro está disponible en www.vencuentro.org.


Publicidad