Publicidad

El cáliz profanado que recorre España

caliz_qaraqosh
Publicidad  

Un cáliz, tiroteado y profanado por yihadistas del Daesh durante la ocupación de Qaraqosh, se encuentra visitando diversos lugares de España por iniciativa de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Con este cáliz han podido celebrar sacerdotes, ante él han rezado religiosas de vida activa y contemplativa, familias y jóvenes. Una “peregrinación” impulsada por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) con la que se recuerda la realidad, más actual que nunca, de las persecuciones que los cristianos sufren en muchos lugares del mundo. 

El cáliz 

El cáliz fue rescatado entre los escombros del templo en el que se conservaba, por un sacerdote, el P. Salar, cristiano sirio – católico de Qaraqosh, situada en el norte de Irak, en la región de la Llanura de Nínive.

Un vaso sagrado que muestra las consecuencias del bombardeo del templo y un tiroteo específicamente dirigido a los objetos litúrgicos.

Qaraqosh es el pueblo de mayoría cristiana más grande de Irak y posiblemente de la región, con 50.000 habitantes, casi todos ellos cristianos: católicos caldeos, sirio-católicos, y sirio-ortodoxos. El asistente eclesiástico de ACN España, Jesús Rodríguez Torrente, destaca que el cáliz, “con este destrozo es como el Corazón de Jesús que vuelve a derramar su sangre día a día por cada uno de nosotros, convirtiéndolo así en símbolo de entrega y de Amor de Dios. Ya no es un objeto de dolor y odio sino todo lo contrario”. 

Este cáliz que representa a tantos sacerdotes perseguidos nos muestra una mirada de esperanza y Confianza en Dios, que nos enseña a vivir la fe en nuestros países” subraya Rodríguez Torrente. 

El cáliz, que ya ha recorrido lugares como Córdoba, Guadix o Málaga, tiene previsto llegar a las ciudades de Santander y Bilbao en las próximas semanas. 

Perseguidos y exiliados

La mayoría cristiana de esta zona de Irak supuso el primer objetivo de los terroristas del Daesh al invadir Mosul y las poblaciones de mayoría cristiana de la Llanura de Nínive en el verano de 2014. 120.000 cristianos, niños, adultos, ancianos, familias enteras tuvieron que huir en cuestión de horas. La mayoría de ellos se dirigieron a Erbil, capital del Kurdistán iraquí. Hasta que han podido regresar a lo que quedaba de sus hogares, han vivido gracias a la caridad de la Iglesia. Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) les ha ayudado con 34,5 millones de euros para alojamiento, alimentos y bienes de primera necesidad. 

Después de cuatro años de la ocupación yihadista, Mosul y las poblaciones de la llanura de Nínive están libres y comienza la reconstrucción. Las tres grandes Iglesias de Irak han firmado un acuerdo con Ayuda a la Iglesia Necesitada para trabajar en la reconstrucción de estas poblaciones. Un proyecto que cuenta con el apoyo expreso del Papa Francisco, quién recuerda, constantemente en audiencias y discursos, la realidad de los cristianos perseguidos y la necesidad de ayudarles y de orar por ellos.

Publicidad