Publicidad

Educación diferenciada: Una opción de libertad plenamente constitucional

educacion diferenciada
Publicidad
 

El Tribunal Constitucional ha dejado claro en una sentencia que la educación mixta no debe ser la única opción ofertada por la Administración. Ambos modelos, mixto y diferenciado, tienen idéntico derecho al concierto educativo.

TEXTO – María Calvo Charro
Profesora Titular de la Universidad Carlos III. Presidenta en España de EASSE (European Association Single Ssex Education)

En los últimos años, países como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido o Australia, han experimentado el resurgir de la educación diferenciada por sexo con el apoyo de políticos de muy diferentes tendencias, educadores, padres, ciertos sectores feministas, así como asociaciones de defensa de los derechos y libertades. Esta tendencia, que afecta especialmente a los colegios públicos, ha generado un encendido debate en ámbitos académicos, legales y políticos. La educación diferenciada por sexo es probablemente uno de los asuntos más actuales en la lucha por la igualdad de oportunidades en el ámbito de la educación pública de estos países, como muestra la amplia literatura académica, científica y divulgativa que constantemente sale a la luz al respecto.

La educación diferenciada actual tiene como objetivo prioritario la igualdad de oportunidades. Una escuela que considera que las diferencias entre los sexos son siempre enriquecedoras y que lo que hay que eliminar son las discriminaciones y los estereotipos, superando las desigualdades sociales y las jerarquías culturales entre hombres y mujeres. En este sentido, la escuela diferenciada es teleológicamente coeducativa: su fin es garantizar una posibilidad real para niños y niñas de alcanzar los mismos objetivos y metas en lo profesional y lo personal, dándoles a todos las herramientas pertinentes para elegir con libertad su propia trayectoria.

Publicidad