Publicidad

Covadonga, meta de peregrinación

covadonga
Publicidad
 

Tres aniversarios se dan cita este año en el valle de Covadonga: el centenario de la coronación canónica de la Santina, el centenario de la creación del Parque Nacional de Picos de Europa y el 1300 aniversario de la batalla de Covadonga.

Texto – Fernando Serrano

El 8 de septiembre de 1918 fueron coronadas canónicamente las imágenes de la Virgen de Covadonga y del Niño Jesús que lleva en sus brazos. El que era entonces obispo de Oviedo, Mons. Javier Baztán y Urniza, solicitó al Papa Benedicto XV esta gracia. Del mismo modo pedía el permiso para celebrar un jubileo extraordinario en aquel año que se celebraba también el duodécimo centenario de la batalla de Covadonga.

Con motivo del centenario, Palabra ha entrevistado al abad de Covadonga, Adolfo Mariño. “Desde la archidiócesis de Oviedo hemos pedido al Santo Padre Francisco la gracia de que este aniversario sea un año jubilar mariano y nos la ha concedido”.

Reina de nuestra montaña

“Fue la coronación como reina y madre nuestra, aunque aquí la llamamos Reina de nuestra montaña, como en el himno de Covadonga. Se coronó a la Virgen Santísima un 8 de septiembre de 1918”, recuerda el abad de Covadonga. “Aquí estuvieron presentes aquel día el rey Alfonso XIII, su esposa, el gobierno en pleno de España y lógicamente todos los obispos presididos por Mons. Guisasola, asturiano que era por aquel entonces cardenal de Toledo”. En esa ceremonia se reconoció a María como reina de todos los asturianos y peregrinos que acuden a visitarla a la Santa Cueva.

En Covadonga se juntan tres realidades que no se dan en otra parte de Asturias, y sin esas realidades no se puede entender la región”, nos precisa Mariño. “La primera es la realidad espiritual. Aquí está María desde hace 1300 años y aquí la veneramos los asturianos. En segundo lugar, la naturaleza. Decía el papa Juan XXIII que Covadonga es un milagro de la naturaleza, y es cierto. Y finalmente, aquí se da el nacimiento de un reino, el de Asturias. Por tanto son tres realidades que no van separadas”.

Centenario de la Coronación

Estamos de celebración, profundamente sentida y gozosamente esperada. Nada menos que un cumplesiglo es lo que nos mueve a tanta alegría agradecida”, de esta forma comienza el arzobispo de Oviedo, Fr. Jesús Sanz, su carta con motivo del año jubilar mariano. Hace ya un siglo que la Virgen de Covadonga reina en Asturias.

Está teniendo ya una repercusión notable. Con el centenario está viniendo más gente, pero todos los años en Covadonga, sin ser año jubilar mariano, se dan cita como peregrinos aproximadamente 1.200.000 personas”, destaca el p. Adolfo Mariño al ser preguntado por la afluencia de peregrinos a este santuario en el corazón de los Picos de Europa. Continúa: “Covadonga siempre ha sido lugar de mucha peregrinación, y va en aumento. Es cierto que se notó mucho en este último año un aumento de peregrinos, al ser Año Santo Lebaniego. Como está muy cerca un lugar del otro, la gente peregrinaba a Santo Toribio de Liébana y luego venían a Covadonga, o viceversa”. Aun así, independientemente del año Lebaniego, “Covadonga es un lugar de peregrinaje desde tiempos inmemorables y va en aumento”.

Se organizan peregrinaciones desde toda la archidiócesis de Oviedo. El abad de Covadonga destaca dos peregrinaciones entre las que se organizarán a lo largo de este año. Se trata de las peregrinaciones de jóvenes y de escolares. “En el encuentro de jóvenes contaremos con más de mil personas durante el fin de semana del 14 y 15 de abril. Y luego, tendremos otra peregrinación de las escuelas privadas, concertadas y públicas, un encuentro en el que ya están inscritos más de 2.500 jóvenes. Contar con tantos jóvenes va a ser una gracia de Dios y una gran gracia en la diócesis”.

El abad destaca que a Covadonga no solo se acercan creyentes sino que “a este hogar viene uno como a su propia casa. En este hogar uno sabe que siempre hay alguien que lo espera y lo abraza, que es María”. En la conversación con el abad de Covadonga salen unos datos que llaman la atención. “Tenemos una estadística muy interesante, de los que visitan el santuario al año: un 10 % son ateos y un 12 o 14 % son agnósticos. En Asturias pasa una cosa muy curiosa: hay mucha gente que no es creyente, como en muchas partes del mundo, pero sin embargo tienen una cita obligada en Covadonga”. Como dice la frase asturiana por excelencia: “Yo no creo en nada pero la Santina que no me la toquen”. En relación a estos datos, Mariño nos dice que “es lo que es Covadonga y es lo que pretendemos que siga siendo Covadonga: una casa de acogida donde tenemos que vivir estos acontecimientos y celebrarlos con toda la alegría del mundo”.

Actividades con motivo del centenario

Además el año jubilar mariano cuenta con varias actividades principales. Hay cuatro eventos destacados: las peregrinaciones, las Conversaciones de Covadonga, un curso de mariología y la Novena de la Santina.

n cuanto a las peregrinaciones, “las 934 parroquias que hay en Asturias peregrinarán en algún momento a Covadonga”, destaca el abad del Santuario con cierta emoción. “Se les va a acoger para que ganen el jubileo”. La puerta santa del jubileo es la Cueva dónde se encuentra la imagen de la Santina. “Así nos lo puso el Papa Francisco en el escrito que nos ha mandado. La única puerta santa en Asturias, en nuestra diócesis, es la visita a la Virgen en la Santa Cueva. Ahí es donde recibimos a los peregrinos”. En cada peregrinación la estructura es similar. Primero se celebra un acto penitencial, “porque Covadonga es también un lugar de penitencia, es un lugar de conversión, de cambio de vida”, y se finaliza con la eucaristía.

En el mes de junio tendrán lugar las Conversaciones de Covadonga. Un ciclo de conferencias sobre diferentes ámbitos relacionados con la naturaleza, la fe y la vida civil. “Las coordina el arzobispo de la diócesis, Fr. Jesús Sanz. Se tratan de unas conversaciones que van a tener un calado intelectual y una rigurosidad científica muy alta”, destaca Mariño.

El tercer hito del año mariano es el curso de mariología que está programado para el mes de agosto. “Está dividido en 2 partes. Por la mañana, para los expertos en mariología; y por la tarde ,para las personas que también quieran participar de él”, explica el abad de Covadonga. Y cerrará el año la Novena de la Santina. “Este año será presidida por obispos asturianos o por prelados que han pasado por la diócesis de Oviedo”.

Otro dos aniversarios

En el mismo valle se celebran otros dos centenarios. El primero es el de la declaración de la reserva natural de los Picos de Europa como Parque Nacional el 22 de julio de 1918 por el rey Alfonso XII. Su nombre original era el de Parque Nacional de la montaña de Covadonga, aunque posteriormente se cambió a Picos de Europa. La mayor parte de las actividades que se llevan a cabo en este aniversario van destinadas a ensalzar la figura de Pedro Pidal Bernaldo de Quirós, marqués de Villaviciosa, impulsor de la creación de este espacio natural.

Otro de los aniversarios que se conmemorará es el decimotercer centenario del nacimiento del Reino de Asturias. En el 718 tuvo lugar la batalla de Covadonga y con motivo de este aniversario se podrá ver una exposición especial de los cuadros de la monarquía asturiana en el Museo de Covadonga. Se trata de una colección cedida al Santuario por el Museo del Prado.

El consejero de Presidencia del gobierno asturiano, Guillermo Martínez, destaca “el trabajo conjunto realizado por el gobierno de Asturias, el arzobispado de Oviedo y el ayuntamiento de Cangas de Onís para poner a disposición de la sociedad un ejemplar y variado programa de actividades fruto de la colaboración institucional”.

Publicidad