Publicidad Granda

Contemplación en tiempos de WhatsApp

File photo dated 11/10/14 of a woman using a mobile phone. Hackers are able to steal PINs and passwords just from the way a mobile phone tilts while being held, new research suggests.
Publicidad

El tiempo que nos ha tocado vivir se caracteriza por un enorme ensanchamiento de las fronteras de la comunicación. Desde hace unos años la tecnología vertebra la vida de los hombres y mujeres.

 

Juan Carlos Vásconez, Quito (Ecuador) @jucavas

 

A todos se nos plantea el reto de convivir con la tecnología, cuyas fronteras se amplían en nuestro tiempo, y encauzar positivamente su uso, para que nos ayude a desarrollarnos como personas y no se convierta en muro que nos aísle de Dios o de los demás.

Dice el Catecismo de la Iglesia Católica (CEC) que el corazón humano es la morada donde yo estoy, o donde yo habito, el lugar de la verdad, del encuentro y de la Alianza. Es en el corazón donde tiene lugar aquella comunión con Dios y con los demás que constituye el fin del hombre, y de la cual deriva la integración lograda de la persona, en su cuerpo y en su espíritu.

Para que el corazón permanezca libre y abierto a Dios necesita desligarse de ataduras terrenas, hilillos sutiles, apegos mundanos, fuerzas que lo insensibilizan y aletargan. Y, concluye el catecismo, aunque no se puede meditar en todo momento, sí se puede entrar siempre en contemplación, independientemente de las condiciones de salud, trabajo o afectividad. El corazón es el lugar de la búsqueda y del encuentro, en la pobreza y en la fe (CEC, n. 2710)…

Publicidad Granda