Publicidad

Compasión y admiración. Nuevas formas compositivas de la misericordia

Las siete obras de la misericordia, hacia 1616. Pintura de Pieter Brueghel el joven.
Publicidad
 

Las obras de misericordia eran muy apreciadas en la pintura flamenca y holandesa de los siglos XVI y XVII. A primera vista los cuadros de los pintores Brueghel y del grabador Philipp Galle son escenas de género. Pero una mirada más atenta revela que no son una simple representación de la vida diaria para divertir los espectadores, sino que implican también aspectos didácticos. Esta intención moralizante se manifiesta por medio de ejemplos cercanos al público.

El tema de las “obras de misericordia” se representó del siglo XII al XVI en forma de un ciclo de medallones o cuadros rectangulares en miniatura. En cambio, los artistas del renacimiento tardío reunieron las obras de misericordia en un único cuadro. Entre 1550 y 1560 desarrollaron este nuevo tipo de composición los artistas del arte impreso en los Países Bajos.

El interés en la representación simultánea aparece también en el dibujo Caritas y las siete obras de misericordia de Pieter Bruegel el Viejo (hacia 1525-1569). En la parte inferior izquierda la hoja está firmada y fechada: “BRVEGEL 1559” (Rotterdam, Museo Boymans-van Beuningen).

Pieter Bruegel representó el tema en una escena de intensa actividad y llena de figuras, en la plaza de un pueblo. La escena es muy vivaz, y transmite la impresión de que toda la localidad está ejercitando la misericordia al mismo tiempo. Y sin embargo, cada una de las obras de misericordia está espacialmente agrupada. La mayor parte de las acciones se sitúa en el amplio espacio del primer plano. Algunas obras suceden al fondo, delante de casas o en edificios (de izquierda a derecha, vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, visitar a los enfermos, dar posada al peregrino, dar de beber al sediento, redimir al cautivo y enterrar a los muertos).

Publicidad