Publicidad

Chile y Perú: el Papa defiende a las mujeres e indígenas

papa-chile-y-peru
Publicidad
 

Tras su sexto viaje como Papa al continente americano, el Santo Padre ha vuelto conmovido por la espontaneidad del pueblo chileno y la fe de los peruanos. Calificó en el avión de “cuento chino” que su visita a Chile fuera “un fracaso”, como le trasladó una periodista, y animó a los jóvenes a conectarse con Jesús.

TEXTO – Rafael Miner y Fernando Serrano

Al comenzar la audiencia general del pasado 24 de enero, ya en Roma, el Papa Francisco sintetizó sus impresiones tras la intensa visita al continente latinoamericano: “He regresado hace dos días del viaje apostólico a Chile y Perú. ¡Un aplauso para Chile y Perú! Dos pueblos buenos, buenos… Doy gracias al Señor porque todo ha ido bien: he podido encontrar al Pueblo de Dios en camino en aquellas tierras -incluso a los que no están en camino (y) están un poco parados…, pero es buena gente-, y animar el desarrollo social de esos países”.

El tono de la audiencia fue pausado, como es habitual. Pero en el avión de vuelta de Perú, el viaje estaba todavía a flor de piel. Hacía horas que el Papa y los periodistas estaban en el avión, tras otra jornada de gran intensidad, y en la rueda de prensa, una periodista chilena se refirió a la visita a su país como “un fracaso”. La respuesta textual del Papa en el vuelo fue ésta: “Y lo otro de Chile es un cuento chino, ¿eh? Yo de Chile me vine contento, no esperaba tanta gente en la calle. Y eso, no pagamos la entrada. O sea, esa gente no fue pagada ni llevada en colectivo. La espontaneidad de la expresión chilena fue muy fuerte. Incluso en Iquique, que yo pensé que iba a ser una cosa muy poquita, porque Iquique es desierto, ustedes vieron lo que fue la gente”.

De pie en el avión, el Papa Francisco abundó en la respuesta. Quiso salir al paso de una posible fake news, es decir, una noticia errónea o falsa que podría difundirse, y amplió su propia impresión de la visita: “En el sur lo mismo. Y en Santiago, las calles de Santiago hablaban por sí mismo. En eso creo que la responsabilidad del informador es ir a los hechos concretos. Acá hubo esto, hubo esto, y esto. Y lo del pueblo dividido no sé dónde sale, es la primera vez que lo oigo. Quizás este caso de Barros es lo que lo ha creado, pero ubicándolo en su realidad puede ser por eso. Pero a mí la impresión que me dio es que lo de Chile fue muy gratificante y muy fuerte”.

Publicidad