En las primeras semanas del año ha caído hielo sobre Roma, empeorando las condiciones de vida de los sin techo. Por eso el Papa Francisco ha autorizado a Mons. Krajewski a dejar abiertos los dormitorios las 24 horas del día. Sin embargo, sorprendentemente, algunos vagabundos preferían no dejar el ángulo de las calles…